Seguro de Incendios

Seguro de Incendios - Presentación

En el seguro contra incendios el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la ley y en la póliza, a indemnizar los daños producidos por incendios en el objeto asegurado, definiendo la Ley como incendio el abrasamiento con llama capaz de propagarse, de un objeto u objetos que no estaban destinados a ser quemados en el lugar y en el momento en que se produce. No obstante lo anterior, la póliza puede ampliar la definición legal de incendio a efectos de su cobertura.

Caracteristicas

No se considerará incendios el calentamiento excesivo de una cosa (que no produzca llama); la autocombustión o fermentación sin llama, o los daños producidos sin llama por una sustancia incandescente. No serían indemnizables aquellos daños sufridos como consecuencia de un incendio que se produce en el lugar destinado a hacer fuego.

Salvo pacto en contrario, la cuantía de la indemnización se corresponderá con el valor de mercado del objeto siniestrado en el momento del siniestro. La cobertura del seguro se extiende a los objetos descritos en la póliza. Si se tratase de seguro sobre mobiliario, la cobertura incluirá los daños producidos por el incendio en las cosas de uso ordinario del asegurado, de sus familiares y de las personas que con él convivan. Salvo pacto expreso en contrario, no quedarán comprendidos en la cobertura del seguro los daños que cause el incendio en los billetes, piedras y metales preciosos, objetos artísticos o cualquier otro objeto de valor que se encontrase en el objeto asegurado.

La destrucción o deterioro de los objetos asegurados fuera del lugar descrito en la póliza excluirá la indemnización del asegurador, salvo que su previo traslado hubiese sido comunicado a la entidad aseguradora y ésta no hubiese opuesto. El asegurador no estará obligado a indemnizar los daños provocados por el incendio cuando éste se origine por dolo o culpa grave del asegurado.

El asegurador indemnizará todos los daños y pérdidas materiales causados por el fuego, así como los producidos por las consecuencias inevitables del incendio y en particular:

  • Los daños que ocasionen las medidas necesarias para impedir, cortar o extinguir el incendio, con exclusión de los gastos que ocasione la aplicación de tales medidas, salvo pacto en contrario.
  • Los gastos que ocasione al asegurado el transporte de los efectos asegurados con el fin de salvarlos del incendio.
  • Los deterioros sufridos en los objetos salvados.
  • El valor de los objetos desaparecidos, siempre que el asegurado pruebe su existencia previa al incendio y salvo que el asegurador pueda probar que fueron robados o hurtados.
  • Cualesquiera otros que se establezcan en la póliza.